Food Skills for Families, aprendiendo a comer mejor

¡No se puede escapar de la genética!

La semana pasada finalizó el curso que tomé llamado ‘Food Skills for Families’ y me pareció importante hacer una breve recapitulación de lo más relevante para mí de este programa. En mi caso, les cuento que la genética no me ayuda: con un abuelo hipertenso que sufrió de 2 ataques al corazón y una mamá con predisposición a la diabetes, ahora más que nunca debo de empezar a cuidarme a mí y a mi familia, empezando por comer mejor

Y por otra parte, amé este curso porque aprendí de manera súper práctica, divertida y muy concreta, técnicas, consejos y tips sencillos para comer mejor y mucho más saludable, preparando nosotras mismas las recetas.

‘Food Safety’
Parece obvio pero antes de empezar a cocinar o preparar los alimentos, es necesario lavarse las mano de manera súper pulcra, inclusive entre los dedos, las uñas y las muñecas.

Otro dato importante es que, en la cocina siempre debe de haber (ademas de la esponja de los trastes), un cepillo especial para lavar todas las FRUTAS y VERDURAS. ¡Ojo! no importa que tengan cáscara, aún así se lavan pues al cortarlas con el cuchillo, las bacterias en el exterior pueden llegar a la parte interna infectando todo ¡yiaaak!

Es mejor lavar súper bien las verduras (como la zanahoria y la papa, por ejemplo) en lugar de pelarlas, dado que la fibra se encuentra mayormente en las primeras capas de las mismas.

Y por otro lado ¡NUNCA laves el pollo antes de cocinarlo!; de hecho, existe una campaña en Reino Unido que invita a dejar de lavar el pollo crudo antes de cocinarlo. ¿La razón? Es que esta práctica puede extender la bacteria Campylobacter en superficies, manos, ropa e instrumentos de cocina salpicados con agua contaminada*

Y siempre, siempre, siempre consideren al menos 2 tablas para picar: una para frutas y verduras, y otra para las carnes (recordemos que las carnes crudas, especialmente el pollo, pueden tener bacterias que se transmiten directo por contacto en las superficies)

La esponja para los trastos es un hotel de 5 estrellas para las bacterias; se recomienda cambiarla al menos cada 4 semanas y entre ese periodo, podemos limpiarla remojándola en agua con cloro o meterla unos segundos al microondas (siempre que esté mojada).

Eligiendo los alimentos 
¿Cómo elegir aquellos que son más saludables? La idea es siempre elegir una rica variedad de verduras, frutas y granos, pero hay ciertos tips para hacerlo mejor, por ejemplo:
– Entre más intenso u oscuro sea el color de la misma, suele tener más nutrientes (ej. espinacas vs lechuga)
– Revisar aquellas frutas o verduras que estén en temporada, ya que suelen ser más baratas. Podemos también comprarlas y congelarlas, así no pierden sus propiedades y podemos consumirlas cuando queramos.
– Combina siempre los colores de tus alimentos a la hora de comprarlos (mezcla tipos de verde, naranjas, rojos, etc)

‘MINDFUL EATING’, comer conscientemente 
¿Has notado que cuando nos sentamos enfrente del televisor o en el cine, comemos sin darnos cuenta de las porciones? ¿o cuántas veces hemos comido por compromiso o porque nos da pena decir que no? El ‘mindful eating’ invita a ser conscientes de lo que comemos y evitar todo eso; es prestar atención a lo que comemos y porqué comemos, a degustar los sabores, aromas y colores de nuestra comida.

Esta práctica infografía explica con pasos sencillos qué debes de hacer, a la hora de sentarte a comer (con esto evitarás comer demás o cosas poco saludables)

Algunos números importantes
Y para terminar, en la penúltima sesión hicimos un recorrido con una nutrióloga a un supermercado para oír de primera mano, consejos prácticos a la hora de elegir que alimentos llevar a casa.

Por ejemplo, ella comentaba que cualquier bebida que contenga 15 o más gr de azúcar, se considera muy azucarada; se recomienda que siempre se rebaje el jugo con agua al 50% y evita llevarte a casa bebidas con mucha azúcar como refrescos o jugos; recuerda que cada 4gr, equivale a una bolsita de azúcar ¡aghh, que estrés!

Lo mismo pasa con el sodio, un alimento que contenga arriba del 20% del valor diario recomendado dentro de la etiqueta, se percibe como alto. Trata de buscar aquellas opciones de alimentos reducidas en este mineral.

Y por último, puedes usar tus manos de manera práctica para saber la cantidad necesaria que debes comer de cada grupo alimenticio, por ejemplo de carne, lo que mide la palma de tu mano; de queso, lo de tus dos dedos, etc. Aquí una súper buena infografía al respecto.

Este curso es parte de los servicios ofrecidos por el ‘Canadian Diabetes Association’ (Asociación Canadiense de Diabetes).  ¡Gracias a Lina Arias por excelente curso! Me la pasé increíble además de que aprendí mucho.

FUENTE Y LINKS DE INTERES:
* http://www.sopitas.com/338602-lavar-el-pollo-crudo-es-peligroso-enterate-porque/
https://www.diabetes.ca
http://genial.guru/creacion-salud/las-porciones-que-deberias-comer-estan-en-tus-manos-56855/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *